Los asientos ayudaban a los antiguos griegos a escuchar desde la ultima fila

A medida que los constructores fueron colocando las últimas piedras en el magnífico teatro de Epidaurus, en el siglo cuarto a. de C., no podían saber que, sin desearlo, habían creado un sofisticado filtro acústico. Pero cuando el público en la última fila fue capaz de escuchar la música y las voces con sorprendente claridad, desde luego mucho antes del primer teatro equipado con sistema de sonido, los griegos debieron darse cuenta de que habían hecho algo muy bien, porque después realizaron muchos otros intentos de replicar el diseño de Epidaurus, pero nunca con el mismo éxito. Un estudio ha determinado cuál fue el elemento clave del diseño. Más aquí...
Fuente aquí (electronicafacil.es, 2/05/07)

Comentarios