El gigantesco anfiteatro que ocultaba la calle Cascalerías

En apenas siete días, más de mil personas han descendido a estas «catacumbas» para ver los vestigios del gigantesco anfiteatro que hace 2.000 años ocupaba una extensión mayor que la actual plaza Mayor y que se conservan en un sótano de la calle Cascalerías.
Pero la que más turistas atrae es, sin duda, la de Puerta Obispo, a los pies de la Catedral, donde hay restos de las termas y de la Porta Principalis Sinistra (Puerta Obispo en la Edad Media). Fuente: Diario de León

Comentarios