Barcelona recupera 17 metros de muralla romana

No toda la muralla de Barcelona que se conserva puede verse desde la calle. Una parte destacada se encuentra escondida en edificios privados. Buena prueba de ello es el inmueble que ocupa los números 7 y 9 de la calle Regomir. Este edificio, ubicado justo a la entrada de la Barcino romana conserva 17 metros de muralla camuflada bajo capas de yeso y pintura.
Se calcula que de aquí unos dos años, el tramo de muralla que se esconde en el edifcio de la calle Regomir será visible y accesible para los ciudadanos.
Termas visibles. "Sabemos que hay habitaciones de las termas y una piscina circular con escalones", explica Puig. "Excavaremos todos los bajos y mostraremos lo que salga".Puig explica que estas termas, datadas hacia el siglo I a.C, "tenían una relación directa con el mar y la zona portuaria". Se encontraban "en los extramuros, cerca de la entrada a la ciudad para que el viajero pudiera descansar, arreglarse y hacer negocios". "Conocemos estos baños sólo parcialmente, empiezan en la calle Regomir pero ignoramos sus dimensiones". Fuente.

Comentarios